Seguridad en el Mar

Muchos hemos nacido en el mar y desde que somos pequeños nuestros padres nos han sacado a navegar. Gracias a ello, hemos aprendido infinidad de cosas relacionadas con los vientos, las mareas, maniobras con la embarcación y sobre todo, consejos para proteger nuestras vidas.

Por esto queremos hacer un breve repaso a algunos consejos de seguridad para refrescar nuestra memoria y evitar males mayores en caso de que ocurra algún imprevisto en alta mar, y por qué no, trasladarles estos valiosos consejos a las generaciones venideras.

Cuando nos encontremos ante un problema en el mar, Salvamento Marítimo recomienda evaluar el alcance y las consecuencias del problema, y valorar si podemos solucionarlo por nuestros propios medios o solicitar ayuda a terceros. Como todos los accidentes, ocurren cuando menos te los esperas y a continuación detallamos los más comunes: 

Vía de agua, en cuyo caso deberás averiguar si se trata de agua que proviene de una filtración en la cubierta o una escotilla mal cerrada. También puede venir de un agujero en el casco producida por un golpe, la pérdida de estanqueidad de válvulas de fondo, de prensa estopas o de pasa cascos bajo la línea de flotación. Y por último, puede deberse al reflujo del agua del aseo o fregadero. 

Las averías en el motor son las más comunes, pero no suele suceder si haces un buen mantenimiento y pasas las pertinentes revisiones periódicas. Pero por si acaso, intenta siempre llevar siempre varios filtros de combustible a bordo, utilizar combustible de calidad y no apurar el depósito ya que podría entrar suciedad. 

Otro consejo vital es aprender a sobrevivir en el mar hasta que llegue el rescate. En el caso de tener que abandonar la embarcación, nuestro principal enemigo serán nuestros propios sentimientos de impotencia, miedo, culpabilidad… Y será en este momento cuando debamos tomar consciencia de la situación y prepararnos para luchar contra la hipotermia, la fatiga y el sueño. Es importante aprender las técnicas para mantener tu temperatura corporal o evitar el cansancio físico. Y si por el contrario la supervivencia sucede en una embarcación que ha quedado a la deriva, también existen técnicas para seguir vivo como mantenerse en la sombra, potabilizar el agua o aprender a pescar para alimentarse.

¡Se calcula que podríamos llegar a sobrevivir hasta unos 100 días a la deriva!

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *